sábado, 25 de abril de 2015

"JUNTOS EN LA DIVERSIDAD". EXPOSICIÓN COLECTIVA 2015



GALERIA DEL PALAU

Calle del Palau, 10, Valencia.

(23 de Abril al 14 de Mayo 2015)

Horario: de Lunes a Viernes de 18 a 21 horas.

Obras de Silvina Berenguer expuestas: "Cuento de invierno" (foto de arriba) y "La buena estrella".

Más información en:

http://www.eldiario.es/cv/culturamakma/Lucia-Peiro-artistas-diversidad_6_380821958.html

http://www.makma.net/tag/silvina-berenguer/

Artistas participantes: Amparo Almela, Api, Fernando Barrué, Silvina Berenguer, Pilar Blat, Mariona Brines, Dilena Díaz, Marcelo Díaz, Bartolomé Ferrando, Fuencisla Francés, Lupe Godoy, Pasqual Gomes, J. Guimaraes, Rafael Hernández, Teresa Herrera, Lucía Hervás, Supi Hsu, Eduard Ibáñez, Néstor López, Pierre Louis, Martí Quinto, Lola Mas, José Megías, Juan Diego Miguel, Antonia Mir, Eva Mus, Joan Patón, Lucía Peiró, Paqui Revert, Susana Roig, Martí Rom, Carmen Sánchez Oroquieta, Sendra Lull, Miquel Simó y Hans Dieter Zingraff.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Exposición colectiva en la Galería del Palau 2014

Exposición colectiva en la Galería del Palau 2014 "Más de veinte, menos de treinta". ("Abierto Valencia")

Hasta el 10 de Octubre del 2014.

Horario de lunes a viernes de 18 a 21 horas.


jueves, 19 de septiembre de 2013

SILVINA BERENGUER: EXPOSICIÓN 2013 EN LA GALERÍA DEL PALAU



Exposición de Silvina Berenguer en la Galería del Palau (Calle Palau 10, Valencia). Teléfono 963917248


Inauguración el jueves 26 de Septiembre de 2013 a las 20 horas.


La exposición permanecerá desde el 26 de Septiembre hasta el 8 de Noviembre del 2013.


Horario: de lunes a viernes, tardes de 18 a 21 horas. Sábados: cita previa.




 El tema del ángel en artistas y escritores valencianos contemporáneos

Tanto en la literatura como en las artes el tema del ángel no ha perdido vigencia si bien, ya desde el romanticismo y a partir sobre todo de los modernos ismos, con la secularización y desacralización consecuentes, la imagen y el concepto del ángel, desprovistos de trascendencia, de su idealizada identidad tradicional o de su misma significación simbólica, han sido utilizados como expresión de determinados estados anímicos, emociones, sueños, anhelo de retorno a un paraíso perdido, etc

Parafraseando a A. Grün, los ángeles pueden acompañarnos espiritualmente en nuestro camino, nos hacen percibir un profundo deseo de trascedencia inherente en cierto modo a la condición humana.[1] Es por ello que la idea de los ángeles constituye con frecuencia una fuente de inspiración y unas reservas de energía para dar satisfacción a apremiantes aspiraciones necesitadas, hoy más que nunca, de respuestas profundas.

Rainer M.ª Rilke lo supo captar muy bien al no cesar de hablar de esos ángeles que intervienen no sin contradicción en nuestras vidas y Eugenio d’Ors vio en el ángel personal que nos acompaña durante el transcurso de nuestra existencia, junto al alma y el cuerpo, el tercer elemento constitutivo de la propia persona, determinante en la búsqueda de lo mejor de nuestro interior y a expresarlo en obras buenas, en la solidaridad y en la misma belleza artística.

Según el prestigioso filósofo italiano Massimo Cacciari, la figura del ángel, ser de mediación entre el cielo y la tierra, sigue siendo motivo de reflexión, inspira, conduce al misterio e intenta aclararlo con sus angelofanías, poniéndolo ante nuestra presencia con el poder “especulante” que le es propio. En palabras del propio profesor de estética, el ángel, al guiarnos desde las cosas visibles hacia las invisibles, constituye la figura de la “anagogia”, del “sensus anagogicus” que pertenece a la vida futura y a los objetos celestes.

Los ángeles  de Silvina Berenguer (Valencia, 1965) son ángeles actuantes que descienden del cielo, deambulan por la tierra transmitiendo mensajes de paz, sienten la nostalgia de su procedencia edénica o retornan al paraíso luego de haber derramado por doquier gracias abundantes. Herederos de los ángeles del simbolismo y del surrealismo, su muchacha-ángel que esgrime una espada, lejos de herir a nadie anuncia buenas nuevas como el fin de la violencia, el hambre o las guerras, en tanto los arcángeles de sus Anunciaciones expresan, con solo el gesto y la mirada sin palabras, el misterioso binomio espíritu-cuerpo inherente a la naturaleza humana. Custodios del alma y centinelas de luz, su inefable presencia catártica, enigmática, pero nunca inquietante, tranquilizadora más bien, inunda de mística serenidad paisajes oníricos de profundos horizontes impregnados de una iluminación crepuscular en los que predominan aterciopelados verdes, azules y malvas, una experimentación de colores planos especialmente idóneo para indagar en la atmósfera supraterrenal en donde se hacen presentes dichas angelofanías. Su Ángel de los días y las noches se yergue como un faro sobre la orilla del mar e, imperturbable y subyugante, inclina su brazo derecho ofreciendo con su mano abierta seguridad y protección. Como el ángel-giraldillo de la torre-campanario de la iglesia valenciana del Carmen, centinela, vigía y protector desde la altura en que se mueve, el poseer algunos de los ángeles de Silvina Berenguer, enigmáticos y sensuales, una sola ala acentúa su condición de seres misteriosos prestos a irrumpir benéficos, desde su imperturbable tranquilizadora quietud, al más imperceptible requerimiento.

Miguel Angel Catalá Gorgues. Ex director de Museos Municipales del Ayuntamiento de Valencia. Académico (Real Academia de Bellas Artes de San Carlos). Texto perteneciente al libro “Angeles y demonios en Valencia, su proyección socio-cultural y artística. Edita Real Academia Bellas Artes de San Carlos, Valencia 2013"


.


Sigo subyugada, desde hace años, la obra de Silvina Berenguer, pintora especial por su temática e idealismo-yo diría que también mágico-,capaz de eludir influencias y marchar por un camino único, personalísimo ,tan lleno de ensoñación como de madurez técnica.
Sus cuadros , actualmente en la Galería del Palau, nos trasladan a la atmósfera del Renacimiento italiano, donde la belleza serena, espiritual y diversa en color detienen a quien la contempla y le invitan a sumergirse en un amanecer ¿o quizás anochecer?,bajo el dominio de algún ángel, seres misteriosos compañeros de Silvina desde que era niña y aprendió la oración del de la guarda.”Nunca lo ví, pero lo he presentido”,confiesa cómplice, sonriendo.
Sus ángeles sólo tienen en común con los de textos evangélicos, el halo envolvente adivinado y la hermosura de un cuerpo hierático presto a emprender el vuelo aunque sea con una sola ala. Perfectas figuras con la nuca desnuda ofrecida a la caricia, ya que siempre de espaldas miran al infinito cósmico, prestos a desplazarse allá donde haga falta un mensaje de esperanza, una confirmación de amor, un profundo deseo de paz interior. No amenazan, no hieren; son criaturas celestes que, como afirma el filósofo italiano Máximo Cacciari son seres de mediación que inspiran y conducen del misterio de lo visible a lo invisible.
Lejos de la fácil anécdota, Silvina Berenguer ha estudiado, como Miguel Angel Catalá Gorgues, que firma la interesante presentación del catálogo, toda la materia acumulada sobre los ángeles; y la ha hecho tan suya   que la esparce en sus pinturas, donde si hay una inflexión a la riqueza de las túnicas e delicada geometría, y los jardines con láminas de agua, todo está obedeciendo a un juego de líneas astrales que han descendido de las alas a los bellos cuerpos ingrávidos. Pinturas, pues, para el recreo visual y los mil interrogantes que alientan los ángeles de Silvina Berenguer.

lunes, 14 de noviembre de 2011